Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tres hábitos para las buenas oportunidades

16.5.17
Nuestra forma de reír y de llorar, de hablar y de escuchar. Nuestra forma de mirar a los ojos, nuestra forma de abrazar, de querer... de caminar. Casi innato y tan nuestro. Hay gestos que nos hace diferentes del resto, quizás sean heredados o quizás no... Y también hay costumbres y manías que adaptamos a nosotros casi, diría yo, sin darnos cuenta... El inconsciente tiene tantas cosas que contarnos, jajajaja. 

Pero hay costumbres que se pueden cambiar y que nos pueden beneficiar, recargar nuestra energía diaria, que de eso se cuenta poco y empezar a hacer las cosas de otra manera... ¿De qué te estoy hablando?. 

Pues de esos hábitos en los que normalmente no reparamos, esas manías que hacemos por costumbre. El Feng Shui tiene mucho de emoción, de conexión con uno mismo. Unos lo llamaran supersticiones y el Feng Shui lo llama no dar la espalda a las oportunidades. 

Hay tres sencillos ejemplos de cómo podemos protegernos y dejar siempre la puerta abierta a aquello que deseamos. Tres hábitos que si empiezas a realizar desde hoy te aseguro que verás, y sentirás, todo lo que te rodea desde otro punto de vista. 




Cambiar 3 hábitos para protegerte y sentirte mejor, ¿te atreves?. Son tan sencillos que estoy segura que no te sorprenderán...

Hábito uno. Estoy segura que has escuchado a alguien decir alguna vez que jamás se sienta de espaldas a una puerta porque siente inseguridad. O quizás, no, pero tiene mucho de Feng Shui. Según esta filosofía nunca debes sentarte o dar la espalda a una puerta, no sólo porque pierdes protección sino también porque para esta ciencia dejas pasar grandes oportunidades, muchas de ellas relacionadas con el trabajo y éxito profesional. Y quién sabe si quizás el amor

 Si estás en una oficina y estás de espaldas a la puerta principal intenta mover tu mesa de trabajo para que siempre la mires de frente. 



En las reuniones de trabajo nunca te sientes de espaldas a la puerta, así que elige de antemano tu mejor posición. Si tienes que presentar proyectos o cerrar tratos/negocios, siempre utiliza la zona de poder. 

Tampoco lo hagas cuando vayas a una cafetería o restaurante. Debes tener una buena visión de la puerta de entrada, de frente o lateralmente.

En la cocina. Si cocinas de espaldas a la puerta coloca un espejo o un panel que refleje la entrada. De esta forma proteges el chi y te proteges a ti. 

Hábito dos. Cuidar los objetos y complementos personales debe convertirse en un mantra. En Feng Shui es la muestra de saber honrar lo que tienes y lo que posees. Conceptos muy relacionados a los que comenta Marie Kondo en su libro, La magia del orden, pero sin llevarlo a la exageración o al límite. 

La forma en cómo tratas lo que posees dice mucho de ti. Párate a pensar si realmente cuidas lo que tienes. Si te preguntan alguna vez qué necesitas por tu cumpleaños, tu aniversario... y lo primero que dices es: "realmente tengo de todo y no me hace falta nada" = toma conciencia de cómo tratas lo que tienes y de lo que posees. Ahora tienes el cajón lleno, pero quién sabe. 

Si mimas tus joyas = creas abundancia. Cuídalas y déjalas siempre en un buen lugar. No las dejes sueltas en cajones, siempre en joyeros o en platos bonitos. 

Dejar el bolso en el suelo también es un mal hábito, hice una entrada hace tiempo sobre Cómo tener un bolso Feng que puedes leer aquí. Está relacionado con la fortuna y la prosperidad. 

Hábito tres. El ritual para entrar a casa es quitarse los zapatos de diario y no arrastrar el cansancio y el estrés hacia tu dormitorio o salón. Si te encuentras en estado de ansiedad o depresión, descálzate nada más entrar a tu hogar y repítelo durante 21 días seguidos. Sustituye tus zapatos de ajetreo por unas confortables zapatillas de estar por casa o camina descalzo/a. Es una práctica milenaria que puede disfrutar toda la familia. 

Cuidar de tus objetos personales -da igual lo grande o pequeños que sean- y sentarse mirando de frente simboliza tener siempre la puerta abierta a las oportunidades. ¿Por qué dejarlas pasar de largo?.

Gracias por tus comentarios


  1. Me ha gustado mucho el post, Yasmina. Las prisas y el ajetreo diario a veces nos impiden valorar la importancia de los pequeños gestos... ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho! Los pequeños gestos que cambian tantas cosas. Gracias preciosa!

      Eliminar
  2. Precioso post (el del bolso también ) Gracias por los consejos, son fáciles de llevar a cabo y algunas cosas ya las hacía, jeje
    Un abrazo,
    Yolanda M.L.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó!! Por lo general tengo mi tablero de trabajo y quedó de espaldas a la puerta y la ventana ya lo cambio .
    Y aplaudo el sacarme los zapatos apenas entró a casa .
    Mis felicitaciones x este post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado! Lo cierto es que son hábitos muy muy sencillos y fáciles de llevar a cabo. Que no nos pueda la pereza!! Abrazo.

      Eliminar
  4. Que buen post tomare estos consejos, lo de la mesa de trabajo si lo llevó a rajatabla jiji pero lo demás no lo conocía.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Jennifer!... son muy sencillos, ¿verdad?. Abrazo!

      Eliminar