Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La Ley del Espejo en Feng Shui

2.10.19
Se podría publicar un libro sólo hablando de espejos y Feng Shui. Es una fuente inagotable de post, comentarios, y sobre todo, dudas. Así que me he animado a realizar un artículo donde aglutino toda la información posible con el fin de que, cuando tengas que incluir un espejo en tu dormitorio, o colocar varios en un modo más decorativo sepas cuál va a ser su función real, y si es Feng o no. 

Especialmente, el espejo como herramienta en Feng Shui me fascina, podemos sacarle muchísimo partido y haciendo buen uso de este elemento nos puede otorgar muchas cosas buenas. Y como lo más fácil es saber cómo 'jugar' con él en las estancias, voy a ir una por una aportándote tips y consejos fáciles que al que podrás recurrir siempre que lo necesites. 


Eso sí, no tienes que colocar espejos en todas las estancias, establece prioridades, piensa si te beneficia o no, sobre todo, si te gusta... porque no se trata de que utilices el Feng Shui sin sentido, es una decoración con sentido y con mucha conciencia. 

Así que, ¡anímate! Si estás pensando dar un aire nuevo a tu hogar en esta estación el espejo siempre es una buena opción, decorativo, útil y con muy buena energía.  

¿Te animas al cambio?



Equilibrar con Feng Shui el cambio de estación

24.9.19
Septiembre se me está haciendo laaargo, intenso... y cómo no, revuelto. Para mí esto no es nuevo. Mi mundo se pone medio patas arriba en los cambios de estación y en determinados meses. Septiembre y mayo siempre vienen a revolverme más de la cuenta. 

Lo único que ha cambiado, y para mejor, es que dejo que entre esa energía 'revoltosa' y ponga todo patas arriba [sin ningún ánimo por mi parte, te lo aseguro]. Mientras, yo observo, respiro, siento y dejo que pase. Porque sí, tiene que pasar. 

Si has estado agotado/a físicamente, cansad@, las emociones a flor de piel, o incluso sientes que te ha pasado un camión por encima, sí, te entiendo. Emocionalmente revuelta, algo descolocada, agotamiento emocional, espiritual y/o físico... De todo un poco, o más presente alguno. 

Vamos a dejarnos llevar, pero vamos a elegir lo que nos hace bien.

En mi post anterior te comentaba que septiembre no es un mes cualquiera. Para muchos es el inicio de un nuevo año, para otras personas -como yo- es el reseteo, la toma de decisiones, y la de vaciar la mochila para quedarme con lo que me está funcionando, y lo que no. 

A veces nos sentimos desconcertados ante sentimientos que se nos amontonan durante el día, y nos despiertan por la mañana como si nos hubiesen dado una paliza. Buscamos explicación, queremos sentirnos bien a toda costa, pero a veces -sólo a veces- no tiene nada que ver contigo, sino con la energía que nos rodea. Si somos más sensibles o perceptibles lo notaremos más, mucho más que otras personas. Y la mayor parte de las veces suele ocurrir ante un cambio de estación inminente, o, por el contrario, a que hay cosas que simplemente, 'mueren': creencias, viejos patrones... Si no lo has solucionado, toma nota, siempre acaban por arrastrarnos. 

Sé que miras tu hogar como diciendo: "aquí hay algo que no funciona" Puede ser que sí, pero recuerda que nuestro hogar es nuestro reflejo, si quieres cambios para sentirte mejor, este es tu post. 


Septiembre no es un mes cualquiera

3.9.19
Para muchas personas septiembre es el principio de todo lo nuevo, un comienzo de año con nuevas listas, nuevos retos... 

Y aunque para algunas personas se les haga duro volver a la rutina, septiembre es un mes de transición que sí o sí, hay que pasar. Hace años yo me lo tomaba precisamente como un 'casi' año nuevo, sin embargo, ahora me gusta saborearlo como un mes de revisión, de abrir acta.  

Pongo encima de la mesa mis emociones, pensamientos, rutinas, toma de decisiones... y valoro si todo lo que hago, lo que expreso y lo que llevo en la mochila me está siendo útil y si me está aportando algo bueno, y nuevo a la vez. También puede suceder todo lo contrario. 
Pensarás, "¿ahora? que tan sólo quedan unos meses para terminar 2019?" [da cierto vértigo sólo de pensarlo, jajajaja...] Sí... ahora... porque cada vez me gusta más terminar el año ligera de equipaje: mente despejada y corazón contento. 

Por eso septiembre, no es un mes cualquiera para mí. 

¿Y para ti?