Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Gemas: Mi verano en un Jaspe Océano

22.8.18
Mi verano está siendo muy tranquilo, incluso más de lo que estoy acostumbrada. Lo cierto es que ya llevo un tiempo haciendo lo que me pide el cuerpo y las ganas. Escribo cuando lo siento, y no me he puesto fechas de publicación o una organización semanal con respecto al blog. 

Necesito escribir cuando quiero y lo siento, sin un 'debo' por delante. Estoy reposando más las ideas, y con respecto a las gemas me ocurre lo mismo. O descubro algunas con las que aún no he trabajado en profundidad, o vuelvo a las que ya conozco. Considero incluso que ésta es la mejor forma de hacerte llegar su verdadera esencia.


En esta ocasión llevo trabajando meses con el Jaspe Océano. Me acompaña desde hace meses en mi mesita de noche, y este verano, no he dudado en tenerla bien cerca. 

Me proporciona calma, y sobre todo me libera de energía tóxica, porque este año estoy 'limpiando' a base de bien. Y es por ello, que a veces me encuentro más cansada de lo normal, y esta gema 'regula' toda esa energía que se pierde, pero que a la vez ayuda a regenerarla. 

Pero el Jaspe Océano es mucho más que esto. 

Tiene una peculiaridad maravillosa y es que ninguna gema de Jaspe Océano se parece a otra. Todas son diferentes. Puedes encontrarlas de diferentes colores, más rosadas, más verdes, más azules, más oscuras. Con 'motas' o sin ellas. 
Cada una tiene una personalidad única.  

¿Quieres conocerla en profundidad?



Números Mágicos. Números Maestros. I Parte.

12.8.18
Hace un tiempo empecé a subir a mis stories de Instagram imágenes de mi fondo de pantalla del móvil, números que se repetían cuando miraba la hora. Lo hacía porque después de tener una experiencia con un número repetitivo durante 2017, quería mostrar que el mensaje, o los mensajes, seguían estando presentes, después de mi experiencia. 

Algo sabía sobre este tema, pero muy vagamente. Aún así, mi interés fue creciendo tanto que muchos me han pedido que escriba sobre el tema, ¡y aquí estoy!. 

Picture: Robert Jahns.

He tardado en hacerlo por una sencilla razón: no soy una experta. Con esto quiero dejar claro dos cosas. Primero que para poder escribir este post he tenido que leer. Leer mucho y diferentes libros. Y segundo, si tienes una gran curiosidad sobre ello no voy a poder despejar tus dudas como esperas, porque repito, no soy experta en la materia. Lo único que he hecho es aunar lo que ya sabía con todo lo que he leído para estar lo más informada posible. 

Creo que lo mejor es comentarte mi experiencia personal, y porqué ha llegado a interesarme tanto el tema. 

¿Quieres conocer mi historia con los números mágicos?


El día después del Eclipse de Luna

27.7.18
Hoy hay eclipse de luna, uno de los más largos del siglo. El segundo eclipse lunar de 2018 en el signo de Acuario que viene a removernos, pero también, a impulsarnos. 

Un eclipse que además recae en viernes, un día muy mágico para el Feng Shui. 

¿Te gustan los eclipses o los temes? ¿Eres más de Luna o de Sol?

Sea como fuere vienen a traernos, en muchos casos, información. Es de risa, lo sé. Cuesta creerlo, también. Pero a mí me pasaba lo mismo. No creía. Hasta que sentía una sensación extraña cuando se sucedían eclipses y yo me encontraba más revuelta, irascible... Con esto he aprendido, en mi caso personal, a mantenerme cauta y sobre todo, tranquila. 


Soy de la creencia que llegan para aligerar lo que aún no está resuelto, por eso 'nos descolocan'. O en otros casos, potenciar nuestra fe y compromiso en proyectos, personas, etc. 

De ahí mis ganas de seguir aprendiendo en conocer rituales interesantes. En estos casos -por decisión personal- nunca suelo colocar mis gemas en los Eclipses de Luna, y menos si son de 'sangre', como es en este caso. 

Sin embargo, cuando hay Eclipses de Sol me siento más segura. El motivo, o mi motivo, es porque la Luna es muy cambiante, siempre digo que juega un poco conmigo/contigo, así que prefiero no arriesgarme, jajajja. 

Me gustaría enseñarte un ritual para el día después del Eclipse. Lo puedes realizar mañana y pasado, es decir, los dos días posteriores después de sucederse.