Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los martes son para las reflexiones...

11.3.14
Hace unas semanas, en una de esas quedadas de amigas que tanto hacen falta, hablábamos sobre cómo nos apegábamos a las cosas, y no me refiero sólo a lo material, sino  también nuestro apego a las relaciones, ya sean profesionales, de amistad, familiar o sentimental. Entre el café y las risas nos pusimos hasta serias cuando comentábamos lo importante que es practicar el desapego. 

El apego es un estado emocional -casi compulsivo- que tenemos hacia una persona o cosa determinada con la firme creencia de que sin ella no podríamos ser felices. Y digo ser felices, no 'vivir'. 

Sobre todo hablábamos sobre ese apego que tenemos hacia ciertas personas que, por una cosa u otra, no conseguimos 'llegar a ellas', aferrándonos a mejorar unas relaciones donde no existe el mismo feedback de una parte y de otra. Da igual la persona, tu padre, tu hermana, tu jefe, tu vecino... 

No conseguir tener una 'mejor relación' con esa persona, o una relación mucho más sana y cordial... es  desde donde parten todas nuestras angustias. 

Después de esa quedada recurrí a un texto de Anthony de Mello que nos comentó una amiga, 'El arte del desapego'. En este texto comenta que nada ni nadie nos pertenece, que no estamos aquí para poseer cosas o personas y que debemos soltarlas. "Si no renunciamos a lo viejo, ¿cómo puede haber espacio para lo nuevo?"

Algo así como, intentar renunciar a personas o cosas que no nos satisfacen, o no nos hacen el mundo tan bonito como quisiéramos, para que lleguen cosas y personas realmente estupendas a nuestra vida. Hay que darles lugar. Igual que el FS, deshacerte de lo viejo para que entre lo nuevo ;) 

"¿A qué estás apegado?, ¿qué temes perder?, ¿personas que ya no amas o no te aman, vínculos que te lastiman que aún prefieres conservar?. ¿Profesiones que ya no te desafían a poner en ellas todo tu potencial?". Yo cuando leí estas preguntas me quedé un tanto pensativa la verdad... Quizás te preguntes que menudo sicoanálisis... pero a veces las preguntas más sencillas son las que tienen mayor significado. 

Me apetece compartir contigo las tres verdades que, según De Mello, debes considerar con respecto al desapego. 

Primera Verdad. Estás aferrad@ a una falsa creencia, a saber, que sin una cosa o persona determinada no puedes ser feliz. Examina tus apegos. 

Segunda Verdad. Si te limitas a disfrutar las cosas, negándote a quedar apegado a ellas, negarte a creer que no podrás ser feliz sin ellas, te ahorrarás la tensión emocional que supone protegerlas y conservarlas.

Tercera Verdad.  Si aprendes a disfrutar del aroma de un millar de flores, no te aferrarás a ninguna de ellas ni sufrirás cuando no puedas conseguirla. Si tienes mil platos favoritos, la pérdida de uno de ellos te pasará inadvertida, y tu felicidad no sufrirá menoscabo. Si el rico no puede acceder al reino del gozo y de la alegría, no es porque quiera ser malo, sino porque decide ser ciego.

¿Qué opinas?

... Feliz martes... 



  1. qué gran verdad Yasmina!
    si que tengo apego a las cosas, pero si que soy de tirar, cuando llevo un tiempo que no lo necesito y si es una prenda, algo que no me pongo, aunque haya pasado bonitos momentos con ella la tiro (o doy a los pobres) sin embargo con las personas sufro un poco más (me imagino que es normal)
    pero si que es verdad que no por tener una persona o cosa vas a ser menos feliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos pasa a todos Amaya, a mi me pasa mucho también con las personas... imagino que es cuestión de aprendizaje y de ir madurando...
      Besos grandes!

      Eliminar
  2. yo puse en práctica hace tiempo el desapego en personas que no sólo no me aportaban nada sino que me aportaban sentimientos negativos y oye,,,, qué paz.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno, yo estoy en ello Sara... ;)
      besos

      Eliminar
  3. Justo estos días estoy pensativa por ese motivo, yo soy una persona muy apegada a los míos, y si... a veces cuando no recibo todo lo que yo doy pienso que dependo demasiado de esas persona. Me pasan con amigas muchísimo, pero supongo que esas personas estarán apegadas a otras y así sucesivamente.

    El ir por libre yo lo veo complicadísimo, si estoy un día sin ver a Charlie (mi novio) se me acaba el mundo jajaja, no, pero es porque trabajamos juntos y nos vemos casi siempre, entonces se ha convertido casi en necesidad... pero por ejemplo, soy incapaz de irme de viaje con mis amigas sin él.. que raro ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj... bueno, es una forma de apego a la costumbre... pero sana, no?...
      Besotes!

      Eliminar
  4. Coincido completamente, para mi es una liberación tirar cosas ¡aunque me cuesta una barbaridad! Y con las personas, estar por querer estar, sin necesitar, es lo mejor ;)

    A parte! Nominé tu blog para el Liebster Award. Te dejo el enlace: http://iamamesshandmade.wordpress.com/2014/03/12/he-recibido-el-premio-liebster-award/
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Áurea por compartir y por ese detalle!!! un abrazo también para ti!

      Eliminar
  5. SOY BASTANTE DESAPEGADA A LAS PERSONAS, SOLO TRATO DE ESTAR CON QUIEN QUIERO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) Creo que eso, en mi caso, lo vamos aprendiendo con el paso de los años. Para mi ahora el tiempo es oro... y los momentos que tengo libres los quiero aprovechar con las personas que me aportan.
      Besos!

      Eliminar